domingo, 31 de diciembre de 2006

Alberto Tesán


EN LAS HORAS OSCURAS 

Nos hemos traicionado. En el suelo reposa 
la sangre y ha cesado el viento tras la puerta. 
No hay valor para más. 
Queda el desencanto de una vida vulgar 
que nunca pretendimos y una felicidad 
pulcra y domesticada. 
El mundo nos revela sus límites precisos; 
las paredes sombrías de esta casa, los labios 
manchados de ceniza son vestigios del tiempo, 
el rastro cotidiano que esparce la costumbre. 
Nos sabemos extraños y el engaño nos duele, 
como duelen las noches pasadas en silencio 
mirando de soslayo el contorno de un cuerpo 
que no reconocemos y que un día fue nuestro. 
Nos hemos traicionado 
y pagamos el precio de nuestra cobardía 
con la sangre cansada que nos mantiene muertos. 



De Por vivir aquí





DICIEMBRE 

Como todo lo que amas y no te pertenece 
Diciembre te ha besado con sus labios de niebla 
Y juega con los versos que no osaste escribir 
Por rabia o por temor a ser otro, uno más. 
Diciembre es para ti un cuerpo conocido 
Que no duerme a tu lado; historias de chiquillos, 
Amantes inexpertos que palpaban la sombra 
De un deseo que aún te conmueve como antes. 
Con las primeras lluvias -¿recuerdas?- os dijisteis 
Hasta siempre y los meses pasaron cadenciosos, 
Y con ellos la vida. Después de tanto frío, 
Después de tanta espera, el recuerdo te quema 
Por dentro como un cáncer que ardiera en tus entrañas. 
Ha llegado diciembre para toserte al oído 
Que lo mejor hubiese sido escribir los versos 
Que no escribiste nunca, o de no haberla dejado 
Escapar, o volarte la tapa de los sesos. 



De El mismo hombre



1 comentario:

Anónimo dijo...

Publicado Por Invitado Jueves, 02 De Agosto De 2007 | 17:36

Me encanta este se?or, le he localizado a través de un libro de poesía que consiste en una recopilación de autores jóvenes, llamado 10 menos 30, que me regaló un buen amigo en el 2002. Gracias por escribir amigo.