domingo, 31 de diciembre de 2006

BENJAMÍN PRADOS


MAÑANA NO ESTARÁS 


Este mundo de nieblas ovaladas no existe, 
este mundo con trenes que, al alejarse, dejan 
como un escalofrío recorriendo el paisaje. 
Este mundo con bosques abatidos que eras. 

A través de tu vieja tristeza pasó un río. 
Tuviste aquél cansancio de ciervo en la ternura. 
Te habrías escapado de un libro de Rimbaud. 

Como siempre, te fuiste bajo un resto de lluvia, 
blanca estatua dormida en el jardín de un sueño. 
Con frialdad de espejo que presencia un crimen 
te fuiste para siempre, corazón solitario, 
te fuiste para siempre, y decías que no, 
y acaso eras sincera, y decías que no. 




No hay comentarios: