domingo, 31 de diciembre de 2006

Dulce Chacón


Vino el llanto quebrado de los lunes 
inútil 
consuelo 
domingo 
próximo. 


Hoy 


caen mis lágrimas 
manchadas de esta noche 
que ya no quiero siete veces más. 




De Cuatro gotas




Y tendrás miedo, 
cuando te acerques al muro 
y lo arañes 
y sangre, 
tendrás miedo, 
y gozarás de su dolor, 
con la grieta que lentamente 
le abres 
gozarás cada instante. 
Y querrás más: 
que tus dedos resistan 
la embestida, 
otra vez y otra y una. 
Hasta que el muro ceda, 
amor. 


De Contra el desprestigio de la altura




El tren 


El minuto nunca dura 
sesenta y un segundos. 
Ni siquiera cuando ves -casi de cerca- 
la banderita roja 
del jefe de estación. 
Correr tampoco hace 
que el tren sienta tu prisa 
pero te sirve 
para verlo marchar -casi despacio-. 
Un segundo es el precio 
del abrazo perdido, 
el precio de un lejano 
ramo de rosas 
que grita en la basura.





No hay comentarios: