domingo, 31 de diciembre de 2006

Espido Freire


ARAÑAS Y MARIPOSAS, 13 



En el momento de morir sintió un pinchazo en el abdomen. Descubrió entonces que la belleza de sus alas no le servía, y que la exhibirían perpetuamente bajo un cristal en la pared. 


De Cuentos malvados 





No hay comentarios: