domingo, 31 de diciembre de 2006

Fruela Fernández


SYLVIA PLATH ESCRIBE A TED HUGHES 


Mi voz es un cansancio 
que en las noches atraviesa los pasillos 
para hablarle al insomnio de esta casa. 
Los días tiemblan de rutina 
y está nevando 
entre los juncos de las calles 
porque aún es verano 
y la vida no existe. 

Mírame al fondo de los ojos: 
el futuro es la forma de un reptil, 
una silla cansada 
donde el tiempo se borra. 

Mírame: soy 
el alimento del olvido 

y reino en una cáscara de nuez.



No hay comentarios: