domingo, 31 de diciembre de 2006

José María Fonollosa



PLAÇA DE CATALUNYA 2 


Amar es restregarse contra un cuerpo 
sorbiendo secreciones y microbios. 
Sentido cual babosa por un rato. 

Comer es engullir descuartizados 
cadáveres, a trozos, triturándolos 
entre salivas y huesos. Y tragándolos

Dormir es no existir conscientemente. 
Tal vez lo único bueno si no fuera 
que algún sueño lo importuna. 

Amar, comer, dormir. Unas palabras 
que suenan como fiesta a los sentidos 
y encubren suciedad, crueldad y angustia. 

Y es esto lo mejor. E imprescindible. 
Es innoble vivir. Pero en mi mano 
está no ser un cómplice más del tiempo.



De Ciudad del hombre: Barcelona.


No hay comentarios: