domingo, 31 de diciembre de 2006

JOSEP M. RODRÍGUEZ

EXTREMOS 


Escucho su decir.
S?lo me oigo.

ALEJANDRA PIZARNIK




Igual que los extremos de una cuerda, 
la oscuridad 
y el miedo a que despiertes. 

Tengo sed. 
La belleza de aquello que no veo 
pero intuyo que existe, 
es ahora tu cuerpo. 

A tientas, 
me levanto 
y mis dedos recorren la pared 
como queriendo leer en ellas mi futuro 

(o al revés 
dejando en ella el rastro de mis días). 

Escucho el silencio 
y mi respiración 

como pedazos de algo que está roto.


La oscuridad, mis dedos, el pasillo. 
Detrás de cada grieta está la nada. 



Inédito. (Incluído en la Antología La lógica de Orfeo de Luis Antonio de Villena, Visor)


No hay comentarios: