domingo, 31 de diciembre de 2006

Miguel Hernández


TRISTES GUERRAS 




Tristes guerras 
si no es amor la empresa. 
Tristes, tristes. 

Tristes armas 
si no son las palabras. 
Tristes, tristes. 

Tristes hombres 
si no mueren de amores. 
Tristes, tristes. 



De Cancionero y romancero de ausencias





TUS OJOS 



Tus ojos se me van 
de mis ojos y vuelven 
después de recorrer 
un páramo de ausentes. 

Tu boca se me marcha 
de mi boca y regresa 
con varios besos muertos 
que aún baten, que aún quisieran. 

Tus brazos se desploman 
en mis brazos y ascienden 
retrocediendo ante esa 
desolación que sientes. 

Otero de tu cuerpo, 
aún mi calor lo vence.




No hay comentarios: