domingo, 31 de diciembre de 2006

ROSA LENTINI




Somos una sola conversación, 
y el verso la arteria de nuestro vuelo, 
una partícula azulada en la carne. 
Somos el recuerdo de otras manos 
enterrando secretos, 
enclave y musgos confundidos, 
el fuego de la palabra pájaro, 
el disparo de la fiebre 
que desde ninguna lengua 
volverá a pronunciarnos 
o el sol que ya no juega en la noche 
a esperar estrellas.

No hay comentarios: