domingo, 31 de diciembre de 2006

ROSANA ACQUARONI


He llegado al inicio, 
como quien se extravía 
bajo la rotación laberíntica 
de un bosque sin raíces. 

Y doy vueltas 
Y vueltas 
sobre mi propia herida 
tras la única gasa 
que macera el silencio y su drenaje, 
la dársena del tiempo. 

He llegado al inicio 
y mi nombre no era 
más allá de un abismo sin aliento 
y mi cuerpo sin nombre 
se llenaba de lámparas 
y niñas, 
perdía pie 
sin reservar la hierba. 

Y mi arena se oía 
crepitar hasta el fondo 
sobre el granizo muerto. 

He llegado al inicio 
sin saber hacia dónde desvivirme, 
sin creer en la muerte de las olas, 
habitando la ausencia de mí misma 

Y no encuentro 
el reloj 
que repare mi arena. 



De Lámparas de arena, 2000






Me he quedado pensando 
que de pronto una despedida 
puede ser un comienzo. 
Y he abierto mis manos 
y he pensado besarte cuando ya estés dormido 
inaugurar el campanario de los besos 
dibujar un pañuelo 
en la seda del aire 
apalabrar la senda 
de tus ojos cerrados 
quebrantar ese sueño 
que ahora habitas 
en mitad de la noche 
y decirte a los labios 
adiós amor 
hoy quiero despedirme 
zozobrar para siempre en esta isla 
reparar el amor. 



De Cartografía sin mundo, 1995.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Publicado Por Invitado Jueves, 24 De Mayo De 2007 | 10:18

Estimad Cocó, en primer lugar gracias por incluirme entre tus poetas. El motivo de este mensaje es que acabo de estrenar una página web en la siguiente dirección:
www.rosanaacquaroni.com

y me gustaría que, además de que la visites, hicieras un enlace con ella, de tal manera que cuando apareciera mi nombre en vuestra página se pudiera ir directamente desde él a mi página personal.
Te agradezco de antemano la gestión y espero tu respuesta y comentarios.

Un saludo

Rosana Acquaroni