domingo, 31 de diciembre de 2006

Violeta Rangel


EN fin, así quedó la cosa, 
hice lo que pude por vivir. He trabajado 
cómo y dónde dios me dio a entender. 
A ratos el amor presté por nada, 
otras veces lo pagué 
(siempre se acaba por pagar 
con este menda). Ahora, a ver qué hago, 
me cobra todo junto y a su modo: 

en carne, en asco, en tralla, 
en vaselina. 




De La posesión del humo

No hay comentarios: