martes, 25 de octubre de 2016

Adiós, música (II)



Va llegando un sueño que no me hará llorar. A lo lejos, la música, la música alejándose, la música desapareciendo. Ninguna imagen, ningún lazo atándome a un cuerpo. Ningún arrepentimiento. La dulce gravedad del sueño que me libera de mí.

La paz es esto: mi desintegración durmiente en un silencio inconsciente.





No hay comentarios: