miércoles, 26 de octubre de 2016

Clinofilia




Estoy tan muerta, tan aferrada  a mi subterraneidad. No quiero ser salvada. No quiero. Hablo ahora porque luego no podré. Digo ahora por reclamar visibilidad, porque una vez silenciada seré inmediatamente el más absoluto olvido. (¿Pero acaso alguien me está recordando en este o cualquier otro instante? ) Como ahora, prescindible, sin eco en la voz que rebervere más allá de este encierro, pero esparcida en algún lugar del viento. Muerta. Libre. 



No hay comentarios: