lunes, 9 de febrero de 2009

Panal quebrado


La tierra se abre a su pequeño paso. Cientos de avispas se arremolinan en torno a su cuello. Aprieta los labios, los puños, cierra los ojos, coagula el llanto. Consciente del tiempo, del atardecer continuo, no sabe por qué durmió toda su vida durante el día; tampoco entiende en qué consiste la noche, cómo juegan sus animales. Desconoce la tierra y teme la amenaza del vuelo, pero les muestra a los aguijones afilados, envenenados, la vena más palpitante. (Hay una pasión que de enmudecerla desaparece). Tan pronto para el mármol, para ahorcarse entre raíces. Tan tarde para el nacimiento, para allanar el suelo beso a beso.Tan muerta y tan viva que el pecho le estalla en la tercera picadura.



3 comentarios:

AnadelasTejasrojas dijo...

http://anadelastejasrojas.blogspot.com/2009/02/querida-cecilia-llevas-razon-en-todo.html

Un fuerte abrazo Cecilia

Imaginario dijo...

hola! descubri en tu blog muchas cosas interesantes, por ejemplo los libros que te gustan son muchos de los que tengo y me gustan tambien, me gusta lo que escribes, la forma del blog, y tu forma de expresarte, visita si quieres mi blog, al algo ``negativo`` quiza, pero es mi forma de ecribir, puede que te interese, puede que no, lo importante para mi seria que lo leas y me des tu opinion, me voy felicitandote y muy contento de poder leerte, y encontrar tu blog, saludos de un Ivan Imaginario

Isisbe dijo...

Ceci, un abrazo violeta...