domingo, 30 de noviembre de 2008

Oración


Madre que estás en los cielos...
aléjame de las niñas feas y pretenciosas
que hacen llamarse poetas.


La muñeca de Bellmer





H. Bellmer, La poupée,1933



III

Madera pintada,
pelo, calcetín y zapato
.


Así he sido yo también
sobre su cama:
amante de exposición,
muñeca descuartizada.



sábado, 29 de noviembre de 2008

Inanición


El apetito incordia, el cuerpo pesa
por una debilidad indecible.
La razón oscila intranquila,
alarmada por un fuego próximo.
De repente salta el tercer botón,
un pecho al descubierto que todo lo revela.
La masa estalla, la voluntad no resiste
y el deseo reclama su sitio exacto
en el lugar equivocado.


viernes, 28 de noviembre de 2008

MARIA-MERCÈ MARÇAL (IV)


Terbolament t´estimo. Tot el pòsit
s´ha remogut. La copa com un mar
tempestejat m´aboca, a contrasang,
restes de vells naufragis, fustes, urc
de suïcidis oblidats, quitrà
enquistat dins l´onada, algues, mort.
No sé trencar-la. Ni, assedegada,
buidar-ne tot l´embat en un sol glopsense esquitxar-te ni ferir-te, sense
arrossegar-te a l´escullera amb mi.

(De Desglaç)


Turbiamente te amo. Todo el poso
se removió. La copa como un mar
encrespado me arroja, a contrasangre,
restos de otros naufragios, maderos, altivez
de olvidados suicidios, alquitrán
enquistado en la ola, muerte y algas.
Yo no puedo romperla, Ni, sedienta,
vaciar de un trago todos sus embates
sin salpicar ni herirte, sin
arrastrarte conmigo a la escollera.


(Deshielo, traducción de Clara Curell)



viernes, 21 de noviembre de 2008

Veinticinco ejercicios de equilibrio



M.Chagall, Cumpleaños (1915)


(aunque este año no haya amor que sostenga su ramo y su alegría)




Pedro Guerra, Vidas (2008)



Cuentan que a partir de las doce de la noche empezó a nacer. Fue embrión de lechuza enamorada y nada más sentir la atmósfera adoptó el equilibrio en puntillas, los impulsos encorvados, las visiones subterráneas. Empezó a nacer durante toda una noche de tormenta incontrolada. Todavía no se sabe si sigue haciéndolo o realmente nunca nunca nació. Entonces ¿quién es esta que usurpa tu nombre?

Cecilia, la llamaron Cecilia.







miércoles, 19 de noviembre de 2008

ANNA AJMÁTOVA





Pero les advierto
que vivo por última vez.
Ni con golondrinas ni arce,
ni con bambúes ni estrellas,
ni con el agua del manantial,
ni con tañido de campana
sorprenderé nuevamente a la gente,
ni volveré a visitar sueños ajenos
con gemido intranquilo.

1940

(De Séptimo libro.
Traducción de Belén Ojeda)





martes, 18 de noviembre de 2008

Corps



Nadie me nombra,
pero me piden la voz
para alabar a los demás.

Erguida
una columna de escombros,
el veneno la recorre como savia,
mal alimentada, mal querida.
Un esqueleto roído por el dolor.
Un mal movimiento,
la danza torpe subterránea,
la fractura instantánea,
el derrumbe.

Y aún así me piden la voz.

Hacia la extinción




Pierre Bonard, Nu dans le bain, 1936.




Actriz mediocre y esporádica, los días me arrollan sin piedad, el desfile lo llevo perdido, los pasillos paralelos se llenan de contemporáneos que empiezan a hacer ruido, a enamorar, a afilar cuchillos, envidias, pasiones. Mis muñecas me miran entristecidas, tanto tiempo y nada, tan poco amor, cada vez menos amor, cada vez menos alguien. Aquella escena no fue verdad, pero ojalá la vida hubiese acabado entre olas de jabón, sumergida en el suspiro de la satisfacción, lo he hecho bien, he estado brillante, qué bellos mis pechos en el plano detalle de la mentira.


domingo, 16 de noviembre de 2008



Es mentira la tragedia, mi sollozo,
esta canción de la inercia.
Sucede solamente que he sacrificado
el placer ancestral
por la firmeza de una negación.

* * *

Y qué más dará que mi juventud se consuma en la sequía
si siempre me negué a procrear.
Quiero que me entierres junto a la acequia con mi vientre intacto, pero hinchado de orgullo,
algo que rellene el socavón de mi penitencia y mi tripa
para que no moleste a las lombrices con el rugido de un hambre póstuma.


Desencuentros


Tú no proclamas el temblor.
Yo tampoco te llamo.
De qué sirve, dime, convulsionarme
en la distancia, si no vienes,
si no anuncias ningún motivo
para esperarte.
Yo no soy vestal en esta ruina de templo
y no adoro a más hombre que a mi padre.
No, menos a ti, sólo enamorada de tu luz
cuando mi cuarto es oscuro
y con un teléfono acurrucado en mi mano
me quedo dormida llorando,
digiriendo la verdad en otros recuerdos:
tú no vendrás a encenderme
ni fue ésta la ocasión de salvarme.



martes, 11 de noviembre de 2008

ALEJANDRA PIZARNIK (III)


PIDO EL SILENCIO
...canta, lastimada mía
CERVANTES


aunque es tarde, es noche,
y tú no puedes.

Canta como si no pasara nada.

Nada pasa.


(De Los trabajos y las noches, 1965)




* * *


(Pour les francophones, je vous laisse ma version du poème)


JE DEMANDE LE SILENCE

bien qu´il soit tard, qu´il soit nuit,
et que tu ne puisse pas.

Chante comme si rien ne se passait.

Rien ne se passe.



De Les travaux et les nuits




lunes, 10 de noviembre de 2008

Lejos de la corriente



Temo el incendio de los que sufrimos
el frío.

Mi pelo de humo, mi pelo triste y feo.
Mi pelo que nunca tendría cabida
en una canción.

Ni siquiera descuartizada
podría descansar en paz
en los lugares comunes.




Christina más bella que nunca


La distancia adecuada,

versión kiss:




versión Gallery:



versión Fence:




Christina Rosenvinge, Tu labio superior (2008)


Como Alma Mahler (II)



Él le habló, entre tantas y tantas cosas, de la melancolía. También de la pasta de inteligencia que la moldea y de los libros de poesía que se acarician en los abrazos solitarios.

"Musa, yo quiero ser musa", le respondió.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Como Alma Mahler




Enamorada de los hombres inteligentes.



Violeta


Si no amo violentamente
mi cuerpo duerme en la desgana,
las palabras se agazapan,
apenas parecen existir.
Si no amo violentamente,
si no me aflijo en extremo,
mi enunciado se queda hueco
y olvidado
como el cuerpo inerte de un pájaro
junto a un cadáver en una sala de autopsias.



domingo, 2 de noviembre de 2008

Caracol de mi tristeza



El caracol y la luna



Se preguntaba el caracol de Lorca por dónde se llega a las estrellas. Primero, le respondí, hay que atravesar un océano de tristezas, después hacer escala en una luna apacible, luego todo el camino es tuyo.



sábado, 1 de noviembre de 2008

OLVIDO GARCÍA VALDÉS



sale cada día a la rapiña, a ver
qué encuentra que calme
un no tener a qué volverse ,
qué,
no objeto sino causa
mediata o móvil, no nudo o nuez
de la rapiña, sino que huye, que
ni se piensa o sabe
que no hay, que es qué
lo que le falta y sale, busca
cualquier cosa, cualquier
nada que alimente , aunque nada
más cerrar la mano o mirar
vea que el hueco se mueve
y no se llena


(De Y todos estábamos vivos, 2006)



Siempre a la espera

...

¿Cuándo me tocará el turno de tenerte?


Las garras rotas


Otra vez vuelve la leona vieja
sin presa con la que subsistir.
Tiene tanta hambre y las garras heridas.
Su zarpazo débil no sirve para nada.
No le queda más destino que desfallecer
tumbada a la sombra de un vuelo de moscas
y dejarse devorar.

(Dolor de no ser la fiera elegida,
la fiera decidida)