martes, 6 de julio de 2010

Un año



Mis luciérnagas tienen buena memoria
y arrojan su luz y su desasosiego
sobre los calendarios.
Mis luciérnagas recuerdan que temblaron
perdidas en una ciudad de desamor.
Mis luciérnagas, desafiando a mi forzada amnesia,
se acuerdan cada noche de ti.


3 comentarios:

J dijo...

Hoy con el traje de irrealidad que estrenamos hace ya... me gustaría contarte cosas bellas. Hoy, me gustaría contarte cosas bellas...
la tempestad de un pájaro enjaulado, la sangre salpicada en una cuneta, los aullidos de la soledad... pero eso puedes verlo cada día... a veces con una sobredosis de realidad.

Hoy me gustaría ser la sed que te busca, flotar en el agua que te busca... búscarte irremediable. Hoy cansado de esperar en el cristal que acunas en tus labios quisiera.

Saludos.

miette dijo...

Ay las luciernagas, qué memoria tienen!!

María García Zambrano dijo...

Yo me visto de luciérnaga en un poema. Te invito a mi blog a que lo leas. Me gusta el poema, y tus luciérnagas.
www.partirdeahora.blogspot.com
M