domingo, 5 de diciembre de 2010

No buscaré el nombre. No me preguntes por qué


Me he mentido. Nunca salí de mi encierro. No vi la calle despejada, limpia, luminosa.
Nunca salí de mí.
Soñaba, estaba en un sueño largo y placentero, impactando contra todos los sentidos, regocijándome en la reciprocidad. Yo palpaba, yo acariciaba, yo olía, yo lamía, y ronroneaba como un cachorro que se adormecía tranquilo, sereno después de la fatiga que le causó tanta agitación violenta, por no tener, por no llegar. Yo arañaba una pared buscando tras ella mi deseo. Y allí estaba esperándome el deseo, secándome las lágrimas y el sudor, ofreciéndome su vaso de agua para mi sed ancestral.

Agua, tanta agua.


Te he mentido. No salí a cantar. Me escondí en la cama, huí de la lluvia, encendí una vela y me puse a decir , apartada de todo, apartada de ti. Tenía que decir, necesitaba decir, era sólo eso, volver a mí, a la de siempre, a aquella que está sola, a pesar de las bondades del mundo. Volver a mi silencio. Me necesitaba gris y raquítica, hastiada del universo, retirada en la habitación sin nombre en la que escribir poseída por la niña abandonada. Mientras soñaba la dejé a la intemperie, sola y sin alimento. Ahora la niña me reclama. Y ya no quiero, ni tampoco puedo, deshacerme de nuevo de ella, intentar deshacerme de mí.






6 comentarios:

Anónimo dijo...

‎" No puedes ver morir con sorda calma las cosas que pariste con el alma."

Te quiero bicho.

miette dijo...

No la dejes morir..no la olvides, aunque el olvido este lleno de memoria.

Ana dijo...

Me gusta mucho el blog! Te sigo!
si quieres seguirme:
http://anasquare.blogspot.com/

La pensadora del aura dijo...

Cesz, siempre me encantan tus palabras. siempre te escribo y te leo desde México. Alguna vez me enviaste un paquete con un poco de tu vida, no sé si áun lo recuerdes, nunca te envié de vuelta nada. Ahora te envío un largo abrazo con aroma a café desde las montañas de méxico. muchas bendiciones.

att. bela.

la cónica dijo...

el derecho a soñar. el derecho a vivir, a ser felices. el derecho a crecer. a recordarnos débiles y hambrientas, desvalidas. a reconocernos en los espejos que tantas veces reflejaron nuestra mirada triste. sin renunciar a las que fuimos, concedamos el derecho de ser a las que somos, a las que seremos.

que tengas buen año, Cecilia!

un beso

(vaya chapa...uf)

Melania dijo...

Perdone mi atrevimiento al utilizar la hoja de comentarios para pedirle un favor. Una amiga mía ha empezado un blog, donde escritores nobeles pueden empezar a darse a conocer. Y creemos que si usted nos colgara su página daríamos a las personas más oportunidades para conocerle: http://esperandoagala.blogspot.com/ Y el otro blog es de cuentos infantiles que en cada uno de ellos escribe los valores humanos que se están perdiendo hoy en la sociedad, y me imagino que en su blog entren muchos padres a los que les puedan interesar: http://habiaunavezuncuento.blogspot.com/
esperando que le guste estos blog y que pueda ponerlo en el suyo para poder darlo a conocer, agradeciéndoselo de antemano.
Cariño sinceros desde gran canaria.