martes, 14 de abril de 2009

Le lendemain


Una necesidad atroz de pertenencia
cuando el viento y la lluvia
descubren mis grietas
y yo sólo veo harapos.



2 comentarios:

Follet dijo...

te hice caso... Salí a la calle desnudo, para afrontar tanta cordura humillante. Y gané algo de locura y un trancazo espectacular... Ser valiente sale tan caro...
Un beso desde mi fiebre.

Cecilia Sainte-Naïve dijo...

vaya, si te sirve de consuelo, a mí también me enfermó la lluvia. Un abrazo muy fuerte