miércoles, 22 de julio de 2009

Encogimiento


Sucede que mi capacidad de expresión va mermando al mismo tiempo que las ganas de explicar por qué renuncio a él, a esto, a lo otro, a todo.
Sucede que he encontrado un nuevo impedimento creativo-sentimental que empieza a torturar a mi maltrecha autoestima: soy demasiado seria y torpe para dibujarle nubes de colores y que así sonría de placer.

(Sucede, joder, sucede justo después de haber afirmado que dejaría de condenarme en la inercia del no puedo).

3 comentarios:

Juanjo dijo...

¿Se puede postear? Lo pregunto porque dices que escribes para ti y, dado que no te posteas y la opción existe... Con todo, ya te he posteado. Agregaría otras cosas, pero me temo que tu respuesta sea: "No, no se puede".
Un saludo sí se podrá. Lo doy por hecho. Un saludo para ti entonces.

Cecilia Sainte-Naïve dijo...

Prefiero no (mal)interpretar tu tono. Sí, escribo para mí,aunque soy consciente de que cualquiera puede llegar hasta lo que no pretendo exhibir, sino conservar, un diario encriptado que sólo unos poquitos comprendemos. Atendiendo a mi actitud frente a los otros, dejo que cada uno se tome la libertad de reaccionar frente a mi tropiezo. También permito los saludos, por supuesto, es más, los agradezco con cortesía y aprecio. Así pues un saludo, Juanjo.

Juanjo dijo...

Lo he comprendido. Nunca más.